Soy el peor público

Por Fabián Díaz

La invitación a escribir en esta revista estaba acompañada de una serie de ejes sobre los que el número se proponía reflexionar. Entre ellos, la problemática del público -que se me antoja insoslayable y a su vez marañosa-, fue la que me atrajo: quizás porque uno es público habitualmente, quizás porque vamos atados al él como Aquiles a su talón…quizás porque todo se reduce a una única pregunta: ¿vendrá alguien?